limodorum abortivum | Heredad Segura Viudas
 

Acércate a conocer
las flores del cava.

Con la llegada del buen tiempo, la primavera nos ofrece uno de sus regalos más vistosos, las flores, que llenan la bodega y su entorno con una rica paleta de colores vibrantes y sorprendentes. Amapolas, correhuelas, coronillas de fraile, lirios y hasta las delicadas orquídeas conviven con los viñedos a lo largo de los meses de abril y de mayo. Unas semanas únicas en las que las flores reivindican los márgenes de los campos y florecen sin pudor, ofreciendo auténticos paisajes de postal a todos los visitantes de la bodega. La estrecha relación entre la flora y la viticultura resulta vital, porque las flores son uno de los indicadores más precisos y efectivos para conocer el estado de salud de la tierra —dato esencial para cuidar de un cultivo tan delicado como lo es la vid. Además, juntamente con las mariposas, son uno de los bioindicadores más destacados. Por esta misma razón, nuestro biólogo realiza un seguimiento preciso y constante de la flora, para conocer todos los detalles del entorno de la Heredad y continuar conservándolo con esmero y dedicación. También destacamos los esfuerzos de documentación fotográfica que está realizando Susana Cobos, especialmente hábil para retratar la flora, plasmando su cara más íntima en fotografías macro únicas.

19 Mayo 2017

Si quieres descubrir un universo único de los colores, olores y sabores que conviven en la Heredad y que se integran en cada botella, consulta nuestras ofertas enoturísticas aquí.