Mar, 13/10/2015 - 16:22
 

La primera cosecha de malvasía.

Aunque la vendimia se tuvo que avanzar algunos días ante la amenaza de precipitaciones y no lastimar la calidad conseguida hasta entonces, la primera semana de setiembre se cosecharon las dos parcelas de esta variedad plantada a las afueras de Sant Cugat Sesgarrigues.

Con un equilibrio envidiable de azúcares, ph, acidez y cata en boca, los enólogos de la bodega de Torrelavit decidieron vendimiar los poco más de 5.000 kilogramos de malvasía en caja pequeña y prensarlos en una prensa pequeña a media capacidad para obtener el mejor mosto posible.
Una vez en la bodega, el mosto vinificará por separado en un año repleto de pruebas y análisis para evaluar las potencialidades de esta variedad.